Habas - Vegetales - Bonduelle

Las habas son unas legumbres de color verde fruto de una planta herbácea anual, la Vicia Faba, que es cultivada desde hace milenios por los seres humanos y que también alimenta a animales.

Las habas son plantas trepadoras anuales muy ricas para la salud, al igual que otros tipos de plantas que podemos comer. Aparecen en todo tipo de recetas de cocina, aportan una gran cantidad de nutrientes y son una legumbre que se desarrolla en vainas que hay que eliminar para degustarlas.

Denominación

La Vicia faba es la planta de la que obtenemos estas legumbres llamadas habas, las cuales pertenecen a la familia de las Fabaceae o Leguminosas. La importancia de estas, en términos biológicos, radica en que son la planta tipo, es decir, la que nombra a toda la familia. 

Origen

El origen de esta legumbre se remonta al Neolítico, hace más de 6.000 años. Es oriunda de la cuenca del Mediterráneo y de Asia Central. Las habas verdes eran, y son, una planta de gran importancia, ya que tanto los seres humanos como los animales pueden alimentarse de ella. Es un vegetal que permite fijar el suelo entre cultivos, que este se recupere y fijan el nitrógeno en la tierra. 

Variedades

Esta especie básica solo cuenta con la haba que comemos los humanos y una variante más: la Vicia faba equina, la cual es más pequeña y dura, características que la convierte en indicada para el consumo por parte de los caballos. Algunos autores se refieren a sinónimos de la denominación de esta especie como variantes. Nombres como Faba bona, Faba major o Vicia esculenta no serían más que la misma planta con una denominación distinta.

¿Qué aspecto tiene?

La planta que da las habas posee un porte recto, es de tallo fuertes y llega a alcanzar 1,6 metros de altura. Cuenta con hojas que aparecen de manera alterna a lo largo del tallo. En cuanto a los frutos, cabe decir que crecen dentro de una vaina. Esta son dos valvas unidas por varias suturas que apenas resaltan y su estructura es cilíndrica.

La longitud de la vaina de las habas varía entre los 10 y 30 centímetros y un ancho de 2 a 3 centímetros. Las semillas son protegidas por un interior acolchado que impide que sufran daños. Las semillas se disponen en línea a lo largo de toda la vaina y son reniformes, es decir, poseen forma de riñón humano. El color de la vaina y la haba es verde, aunque amarillean cuando maduran siempre suelen ser habas verdes.

Modo de preparación y empleo

Tradicionalmente estas legumbres se han empleado en numerosas recetas con habas como puede ser el guiso de habas, habas cocidas o los estofados. Las habas frescas se consumen una vez han madurado y se han secado. Antes de cocinar las habas, deben pasar un número determinado de horas, 12 por lo general, para que recuperen parte de la hidratación perdida y no resulten duras al introducirlas en la boca, consiguiendo así habas tiernas. Hoy en día también pueden aparecer en recetas de ensaladas de guisantes y habas, por ejemplo.

¿Cuándo lo encontramos y en qué condiciones?

Este es un cultivo que está muy extendido por todo el mundo. Australia, China, Egipto y Etiopía son los mayores productores a nivel planetario. Crecerán en lugares de temperaturas templadas o frías, siendo los 15 ºC la temperatura óptima para su cultivo. Crecen en todo tipo de suelos a lo largo de todo el año.

El mejor ejemplar y su conservación

La calidad de un haba la determina la forma de la vaina. Esta debe ser aplanada, de no más de 20 centímetros de largo y 1,5 de ancho. No pueden presentar protuberancias. Las semillas deben estar conectadas a la vaina por un hilum verde o pardo y no presentar tonalidades negras, síntoma de podredumbre. Han de ser blandas y con poca fibra. Las habas secas se conservan en lugares frescos y alejadas de la humedad durante varios meses. También pueden congelarse.

Características nutritivas

Una haba posee muchas propiedades como vitaminas C, A, E, B1, B2 e importantes minerales como hierro, magnesio, potasio, fósforo, sodio o calcio. Además, en 100 gramos encontramos un 20% de hidratos de carbono de absorción lenta y 9% de proteínas de origen vegetal. Estos mismos 100 gramos nos aportarían 100 calorías, aunque solo un 0,7% de grasas.

¿En qué puede ayudarnos?

Son un alimento perfecto para las dietas de adelgazamiento y mantenimiento del peso. También aportan minerales y vitaminas importantes para la dieta de los niños en crecimiento y ayudan a recuperar los músculos tras un entrenamiento. Gracias a la presencia de vitamina B-1 estas legumbres son recomendables para las embarazadas y mujeres que están en periodo de lactancia.

¿Y si nos pasamos?

Es posible que algunas personas lleguen a desarrollar fabismo o favismo por causas genéticas. Esta dolencia sería similar a una intoxicación, pero es muy rara. Sin embargo, un gran consumo de este alimento produce gases en el estómago.

¿Y qué más?

Las habas se esconden en los roscones de reyes para atraer a la buena suerte. Esta es una tradición de origen romano, la cual fue adaptada por el cristianismo y modificada a lo largo de los siglos hasta la versión actual; donde la haba es sustituida por juguetes o figuritas.

Recetas con habas 

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!