Puerro

La diferencia principal entre la cebolla y el puerro, es que éste último apenas tiene bulbo, pero desarrolla mucho más tallo.

Denominación

Se conoce con el nombre común de Puerro, Puerros, Ajo porro, Ajoporro, Ajoporros, pero su nombre científico o latino es Allium porrum. Pertenece a la familia botánica de las Liliáceas junto a la cebolla, el ajo y el espárrago. Puerro en inglés se dice leek. 

Origen

No disponemos de datos que certifiquen el verdadero origen de esta planta, ya que nunca se encontró en su estado salvaje, aunque se sitúa su origen en tiempos de los Celtas, en la zona de Mesopotania, Egipto, Turquía, Israel, etc. unos 3000 a 4000 años a.C. Por ello se le llamaba "ajo de oriente", siendo empleado ya para fines culinarios y medicinales.

En la edad media se extendió su cultivo en Europa y de ahí al resto del mundo. En este punto el puerro tomó mayor interés, ya que se utilizaba para cubrir en medida el hambre de la época y las numerosas pestes y epidemias que se desencadenaron. En España se cultiva especialmente en el norte, siendo Francia el país europeo de mayor producción y consumo de puerro.

Variedades

  • Variedades de puerros cortos y semilargos: Grueso de Rouen, Musselburgh, Platina, Arcadia, Electra, Malabare, Dactilo.
  • Variedades de puerros largos: Largo de Gennevillier, Largo de Meziers, Largo de Bulgaria, Large American Flag, Alaska, Artaban, Romil, Elina, Paína, Helvetia, etc.
  • Puerro silvestre: También se denominan “ajos porros” por su sabor entre el puerro y el ajo. Perfecto para revueltos.

¿Qué aspecto tiene?

  • Color: Se caracteriza por tener las  hojas verdes y el bulbo de color blanco brillante.
  • Forma: el bulbo es membranoso y alargado.
  • Tamaño: presenta unos 50 cm de largo y 3 o 4 de grosor dependiendo de la variedad.
  • Peso: un ejemplar de puerro puede pesar de 80 a 100g.
  • Sabor: el sabor es muy parecido al de la cebolla pero ligeramente más suave y dulce.

Modo de preparación y empleo

Las recetas con puerro son muy variadas en la cocina. Para clasificarlas las dividiremos en recetas de puerro crudo y recetas de puerro cocinado:

Puerro crudo: 

Al igual que la cebolla, en crudo se puede preparar en ensaladas.

Puerro cocinado: 

Forma parte de muchas preparaciones culinarias, pudiendo consumirse el puerro hervido, puerro cocido, puerros asados, puerro al horno, puerro gratinado, puerros confitados, puerro a la vinagreta, puerro a la plancha…

Puerros al horno:

Una manera muy común de preparar los puerros es cocinarlos al horno. Se pueden asar cortados con otras verduras y tomarlos de guarnición. También se pueden hacer enteros con alguna salsa.

Puerros: gratinados:

Cuando preparamos los puerros al horno, tenemos la opción de gratinarlos con queso. Ponemos en una bandeja el tronco y unos minutos antes de que terminen de asarse, añadimos el queso para gratinar.

Puerros confitados:

No es la manera habitual de preparar esta hortaliza, pero el puerro confitado con aceite de oliva virgen extra y aderezado con hierbas aromáticas es toda una delicia.

Puerros a la plancha:

Prepararlos a la plancha junto a otras verduras es un modo recurrente de cocinar los puerros.

Puerros con patatas:

El guiso de puerro con patatas es ideal para comerlos enteros o preparar una crema de puerros.

¿Cuándo lo encontramos y en qué condiciones?

Actualmente no es difícil encontrar puerros en cualquier época del año, pero serán especialmente comunes entre septiembre y marzo.

El puerro es una hortaliza que puede desarrollarse prácticamente en cualquier clima aunque reacciona mejor ante climas suaves y húmedos. Aun así el puerro presenta bastante resistencia a temperaturas bajas, siendo su temperatura óptima de desarrollo de 13 a 24 ºC.

El mejor ejemplar y su conservación

El mejor ejemplar de puerro será aquel que presente ciertas características de calidad tales como: el tallo blanco, recto y consistente, sin zonas gruesas y sin marcas, y de hojas verde oscuro y forma plana.

El puerro puede ser conservado de uno a dos meses en cámaras frigoríficas, aunque debemos tener en cuenta que cuando llegan a nuestras manos ya se ha utilizado parte de su vida útil. Por lo tanto, a nivel doméstico lo conservaremos a temperaturas de refrigeración algunas semanas.

Características nutritivas

El puerro, como muchas verduras, tiene propiedades nutritivas que ayudan a que nuestro organismo funcione con normalidad. Incluirlo en la alimentación puede prevenir de algunas enfermedades.

Puerros: propiedades del vegetal

El puerro es una hortaliza con un valor energético destacable, que supone aproximadamente 61 kcal/100g. Su contenido en agua ronda el 83% del peso total. La grasa supone un 0,3%, mientras que proteínas llegan al 1,5%. Los hidratos de carbono pueden llegar a presentarse en un 12,5% de la composición total del puerro, una cantidad muy importante teniendo en cuenta el resto de componentes.

Minerales: de su contenido mineral destacaremos el hierro por ser el que se encuentra en mayor proporción, seguido muy de cerca por el potasio, magnesio, calcio y fósforo. Y en menor proporción, aunque no por ello menos importante, encontraremos cantidades apreciables de sodio y cinc.

Vitaminas: en cuanto al aporte de vitaminas, vamos a encontrarnos cantidades significativas de todas, excepto de vitamina B12. Destacamos los folatos que son los que se encuentran en mayor proporción seguidos, en orden decreciente por la vitamina C, vitamina B6 y vitamina E. Encontrando en menor proporción vitamina B1, B2, niacina y vitamina A.

¿En qué puede ayudarnos?

Como hemos dicho anteriormente, el puerro se consume desde hace al menos 4000 años, utilizándose no solo con fines culinarios, sino como alimento o planta medicinal. Por ello vamos a descubrirles alguna de las propiedades y beneficios saludables que se atribuyen al puerro.

Puerros: beneficios de la hortaliza

  • Artritis úrica: Gracias a la presencia del potasio, el puerro tiene cierta capacidad alcalinizante y diurética, por lo que aumenta la eliminación urinaria de sustancias ácidas procedentes del metabolismo, entre ellas el ácido úrico. Ayuda a las articulaciones inflamadas.
  • Bronquitis y sinusitis: su consumo habitual tiene cierto efecto sobre la mucosidad fluidificándola (por lo que favorece la eliminación de mucosa). Además su esencia tiene acción antiséptica, mejorando el estado de sinusitis y bronquitis.
  • Regulador del tránsito intestinal: por su contenido en fibra tiene cierto efecto laxante. Pero puede producir flatulencia intestinal. Por otro lado, ayuda a combatir la presencia de hongos y bacterias.
  • Mejora la circulación: Previene la formación de varices, ya que actúa en los vasos sanguíneos.
  • Ayuda en el embarazo: El puerro contiene folatos, por lo tanto ayuda al feto en las primeras semanas de gestación.

¿Y si nos pasamos?

Por el momento no se conocen efectos tóxicos derivados de un consumo excesivo de soja. Aun así, no debemos olvidar que todo debe utilizarse con cierta medida, y que una dieta equilibrada no es sólo la que aporte todos y cada uno de los nutrientes, sino que además debe ser variada en cuanto a los alimentos que formen parte de ella.

¿Y qué más?

Aunque mejora el tránsito intestinal, no debemos olvidar que favorece la flatulencia, por lo que no es recomendable su consumo excesivo en aquellas personas con molestias intestinales.

Puerros: recetas sanas

Como hemos visto, los puerros son beneficiosos para la salud e incluirlos en nuestro menú es un acierto. Aquí os dejamos algunas ideas saludables para consumir esta hortaliza:

Recetas con puerros y huevos

Una idea es hacer revueltos. La combinación de los puerros y los huevos, son perfectas para un primer plato o para poner de aperitivo con unos picatostes de pan.

Recetas con puerros cocidos

Entre las recetas con puerros cocerlos es una manera de luego integrarlos en sopas o cremas de verduras.

Esta receta es un clásico plato de cuchara. Una crema de verduras con puerros y brócoli perfecta para el invierno. Se le puede añadir cebolla y otras hortalizas para darle más sabor.

Preparar los puerros gratinados es un acierto y si además, le añadimos una bechamel que los cubra, es toda una delicia. Una receta ideal para que los más pequeños empiecen a comer verduras.

Una forma de preparar los puerros que además de estar riquísimos son saludables. Esta receta lleva una salsa tipo bechamel, pero de remolacha.

Una manera original de preparar la pasta. Añadimos puerro y guisantes y un poco de pesto para darle más sabor.

Los puerros también los podemos preparar en ensalada, podemos cocinar una ensalada templada incluyendo carne o pollo, o existe la opción de prepararla solo con verduras.

Los puerros podemos utilizarlo para variedad de recetas y las croquetas es una de ellas. Croquetas de verduras que encantarán a toda la familia, y además, es una receta muy popular entre los niños.

Entre las recetas con puerros no podía faltar la sopa de verduras. El puerro es un ingrediente muy común en este tipo de platos. Esta sopa también lleva calabacín, ajo y zanahoria, entre otros vegetales.

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!