11Oct

Tempura de verduras: La receta perfecta

Tempura de verduras: La receta perfecta

En pleno otoño volvemos a los platos calientes, de cuchara, y recuperamos muchas de las verduras para esta época. Elegimos las mejores y con ellas preparamos infinidad de recetas.

Podemos hacer verduras asadas, al vapor, guisadas, al horno… pero, esta vez desde Bonduelle os traemos una receta de verduras que está deliciosa y es diferente. Hablamos de la tempura de verduras. Verduras crujientes y que queden lo menos aceitosas posibles. Toma nota de estos 4 pasos para conseguir una tempura de verduras perfecta:

1- Elegir las mejores verduras

Para empezar con nuestra receta de tempura de verduras nos hace falta el ingrediente principal, que claro está, son las verduras. Tenemos que escoger las más adecuadas como pimientos, calabacín, cebolleta, calabaza o espárragos trigueros.

Una vez escogidas las verduras, hay que pelarlas, lavarlas y trocearlas. Lo ideal es hacerlo en tiras no muy grandes para poder comerlas como aperitivo sin necesidad de usar un cuchillo para partirlas.

verduras para tempura

2- Preparar la mezcla de tempura perfecta

El siguiente paso es preparar la tempura. Necesitamos harina de trigo, agua fría, sal, huevo y aceite de oliva virgen extra.

Ponemos en un bol el huevo, lo batimos bien y añadimos la harina. Seguimos moviendo y vamos añadiendo poco a poco agua muy  fría. Que el agua esté casi congelada hará que el rebozado esté más crujiente. Un truco es dejar una botella en el congelador una hora antes más o menos antes de preparar la tempura de verduras.

Mientras vamos echando el agua fría, vamos removiendo la mezcla hasta que quede la textura deseada. Cuando la tengamos le ponemos un poco de sal.

A continuación, ponemos las verduras en el bol para que se mezclen con lo que será el rebozado. Una vez impregnadas, ponemos una sartén con aceite de oliva virgen extra, aquí hay que tener en cuenta la temperatura del aceite, lo ideal es que esté a unos 170 grados para que el rebozado quede como una capa alrededor y la propia verdura se vaya haciendo con su jugo y no se fría de más. Vamos añadiendo las verduras poco a poco.

Según se van haciendo las verduras, las vamos sacando con una espumadera de rejilla escurriéndolas  bien para que no se queden con demasiado aceite. Lo mejor es ponerlas en un plato con papel absorbente para asegurarse.

Si aun así consideras que usar mucho aceite no es la mejor opción, está la posibilidad de hacerlas en el horno. Para ello tendrás que precalentar el horno a unos 200 grados y poner las verduras en una bandeja encima de papel de horno. Cuando el horno esté caliente, introduces la bandeja y lo dejas unos 20 minutos, sobre los 15 minutos les das la vuelta y dejas los 5 minutos que quedan para que se queden crujientes.

3- Escoger la salsa adecuada

Ya tenemos lista nuestra tempura de verduras. Has podido cocinar a la sartén o en el horno, pero la tempura si va acompañada de una salsa, ¡mucho mejor!

Sí, puedes escoger una salsa barbacoa o una mayonesa, pero aunque estas sean unas de las salsas más populares, si quieres mantener el sabor de las verduras y además, comer de manera más sana, puedes descantarte por la salsa de soja.

Puedes poner la salsa en un cuenco aparte para que cada uno se eche al gusto, y si prefería cualquier otra salsa, como mostaza y miel o cualquier otro tipo, pon varios cuencos para que cada persona escoja la salsa que más le apetezca, así ¡aciertas seguro!

salsas tempura

4- Comer con los que más quieres  

Ahora ya solo te queda escoger los comensales, y es que, la tempura de verduras es ideal para comer en casa con amigos, hacer una cena con aperitivos e incluso, tomarla con los más pequeños de la casa.

Si decides hacerla con los niños, podrán ayudarte a hacer la masa, la parte de la sartén y el horno, te la dejamos a ti, que es la parte que puede ser más peligrosa para ellos. Queremos añadir que la tempura es una receta perfecta para que los peques coman verduras.