09Jul

Tabla de alimentación para los niños

Tabla de alimentación para los niños

El desayuno es la primera ingesta que van a realizar los peques en el día. De él depende empezar la jornada con energía y ánimo, ya que llevamos varias horas de ayuno durante la noche. Lo mejor sería repartir este aporte en un par de veces a lo largo de la mañana y evitaremos que el niño llegue con demasiada hambre a la hora de la comida.

La comida será la comida más importante del día en cuanto a la cantidad de energía que va a hacer recuperar al niño. Debemos tener en cuenta que hay que recuperar el gasto producido por una intensa mañana de estudio y de juegos en el colegio.

La merienda será un tentempié que hará un puente hasta la llegada de la cena. En la sociedad actual en la que los niños suelen tener actividad física extraescolar, es conveniente repartir la merienda en un par de veces, que no sean demasiado pesadas y que ayuden a mantener en forma al peque de la casa.

La cena siempre tiene que ser más ligera que la comida y su misión será recargar las pilas de energía y nutrientes.

Procuraremos que la cena se haga después de un baño relajante y no demasiado tarde, para que después de la misma, el niño continúe realizando una actividad relajada durante media hora aproximadamente y no se acueste de inmediato. El sueño será el complemento ideal a una alimentación sana.

En cada momento del día interesa ofrecer un grupo de alimentos concretos y en una cantidad determinada. Del total de la ingesta diaria, un buen reparto en tanto por ciento sería el que sigue: desayuno y media mañana 25 %, comida 35 %, merienda 15 % y cena 25 %.

Un buen desayuno debe constar de: cereales, lácteos, fruta fresca o zumo natural y agua.

Para la comida optaremos por: cereales y tubérculos, vegetales (crudos o cocinados), aceite de oliva, (pescado o huevos o legumbres o carnes magras), frutos secos, fruta, lácteos y agua.

Una merienda reconfortante a base de: cereales, fruta, lácteos, frutos secos y agua.

Como colofón a un duro día de colegio la cena ideal: cereales y tubérculos, vegetales (crudos o cocidos), aceite de oliva, alimentos proteicos (preferiblemente pescados “azules y / o blancos”, huevos, carnes magras), fruta o lácteos y agua.

En resumen, sería muy recomendable, que un niño tomara de 2 a 4 raciones de legumbres a la semana (guisantes, habas, garbanzos, lentejas y garbanzos), y al menos 2 raciones diarias de vegetales (maíz, apio, remolacha, zanahoria, palmitos, brotes de soja, judías verdes, patatas, alcachofas, etc).

Como sabemos, Bonduelle tiene toda esta gama de productos a nuestra disposición lista para su uso.

No tenemos que olvidar tomar tres raciones de frutas frescas y de temporada al día. Hemos de aprovechar la ventaja que tenemos con respecto a otros países de nuestro entorno, de tener excelente frutas durante todo el año.

Artículos Relacionados

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!