20Dic

¿Quieres vivir una Navidad más sostenible? ¡Súmate a la Naviduelle!

¿Quieres vivir una Navidad más sostenible? ¡Súmate a la Naviduelle!

La Navidad es una de las épocas más mágicas e ilusionantes del año. Pero entre tanto buen propósito aparecen datos disparatados sobre el consumo navideño que hacen que se enciendan todas las alarmas, tanto en el gasto medio -cuya estimación ha aumentado para 2019 un 2,4%, hasta los 554 euros, respecto al año pasado, según un estudio de la consultora Deloitte- como en el consumo eléctrico o en la huella medioambiental que esta época de viajes, regalos y comilonas deja en el planeta.

La solución no exige privarse de nada sino poner en práctica las famosas 3R –reducir, reutilizar y reciclar– y apostar por un consumo más consciente. También en Navidad.

Y como en Bonduelle estamos seguros de que el cuidado del planeta nos implica a todos, individuos y marcas, y que pasa por los pequeños gestos, hemos querido aportar nuestro granito de arena para celebrar una Navidad más sostenible, más consciente, más responsable y menos contaminante. Una Naviduelle.

Si quieres sumarte echa un vistazo a estas ideas y comprobarás que disfrutar al máximo de unas Fiestas que no castiguen nuestro planeta es posible. ¡Feliz Naviduelle!

1.- ¿Árbol natural o artificial?

Es uno de los símbolos de la Navidad: un abeto más o menos grande con una decoración más o menos exagerada. Pero hay cifras que pesan más que muchas tradiciones: poner el típico árbol de plástico supone generar una huella de carbono inaceptable –hasta 40 kg de CO2 por un árbol de tamaño medio–.

El árbol natural puede ser menos contaminante, siempre y cuando se cumplan dos requisitos: que se trate de una especie mediterránea que pueda sobrevivir fácilmente y que sea replantado después o usado para compost.

Existen varias empresas que se encargan de proporcionar el servicio completo, como Mi árbol de Navidad, que permite comprarlo online y cuenta con un servicio de recogida tras el 7 de enero con opción tanto de ser replantados como reciclados, o si lo prefieres puedes llevarlo a alguno de los viveros de tu ciudad -en Madrid los recogen Vivero de Estufas del Retiro o Vivero de Casa de Campo-. Así que si no puedes imaginar tus Navidades sin un abeto en casa, dale una segunda vida después.

Aunque, sin duda, lo más sostenible es reinventar esta tradición y usar la imaginación para elaborar árboles con distintos materiales, como ramas secas, o incluso adornar plantas que ya tengas en casa.

 

2.- Decoración DIY ¡Hazlo tú mismo!

Espumillón, belenes, bolas y adornos de árboles, sprays de nieve, miles de luces… La decoración navideña suele tener cierta capacidad para transmitir la ilusión de la época, pero conlleva un enorme gasto energético y lumínico, un impacto medioambiental inasumible para nuestro planeta.

¿La solución? Existen miles de páginas en internet en las que podrás encontrar sencillos tutoriales para convertir unas latas de conservas en un colgante de luces para tu árbol o ese bote de cristal de las judías verdes de la cena en un portavelas navideño.

No es tan rápido como comprarlo en unos grandes almacenes pero es mucho más divertido y sostenible. ¡Y además, tendrás una decoración única y personal!

3.- Regalos más sostenibles

Toca ponernos serios: según el Instituto Nacional de Estadística, de los 4 millones de residuos que genera cada español al año, el 30% se producen en Navidad. Paramos unos segundos para asimilar este dato…

Seguimos.

Por una parte está el interior. Las compras y los regalos se han convertido en uno de los protagonistas de la Navidad y cada vez son más los movimientos que piden frenar el consumismo atroz de estas fechas. Algunas ideas son apostar por los regalos artesanales, evitar los artilugios absurdos que terminan en el cubo de la basura en la siguiente limpieza general o decantarse por marcas con valores medioambientales.

Y luego está el envoltorio. Hay varias alternativas para el derroche de papel: usar materiales reciclados o alternativos, como los textiles, o reutilizar papel de periódico o de revista, e incluso bolsas.

4.- Desperdicio alimentario

El desperdicio alimentario es otro de los grandes problemas de nuestro tiempo, con 1.300 millones de toneladas de alimentos perdidas cada año –41 toneladas de alimentos desechadas cada segundo– según el último informe de la Fundación Louis Bonduelle, ‘Cómo evitar el desperdicio alimentario’.

Y aunque existe de forma continua, las comilonas navideñas hacen que en esta época las cifras se disparen.

Aunque Para reducirlas es necesario intervenir en cada eslabón de la cadena, hay pequeños cambios en los hábitos que puedes llevar a cabo como consumidor: planificar la compra y los menús semanales, reducir los residuos orgánicos, aprovechar los alimentos que pierden frescura para hacer purés o zumos, reutilizar las sobras como ingredientes para nuevas recetas… En el eBook de la Fundación Bonduelle puedes encontrar muchos consejos.

Durante las próximas semanas podrás encontrar en nuestros perfiles de Facebook, Instagram y Twitter más consejos y tips para celebrar una Naviduelle ;) ¿Te sumas a una Navidad más sostenible?

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!