18Nov

Propiedades de la salsa de soja y diferentes recetas

Propiedades de la salsa de soja y diferentes recetas

Cada vez es más común encontrarla en los establecimientos a los que vamos a comer o cenar, ya sea de comida asiática u occidental ya que se ha convertido en uno de los condimentos más famosos del mundo. La salsa de soja tiene un sabor muy particular, fácilmente reconocible y muy sencilla de combinar con diferentes alimentos.

Es uno de los alimentos más consumidos en Japón, aunque su origen no está en la isla nipona, sino en la región de Cantón en China, pero gracias a la expansión del budismo y la búsqueda de alternativas alimenticias vegetarianas, la salsa de soja de expandió rápidamente por la isla vecina convirtiéndose en un indispensable de su gastronomía tradicional.

De hecho, la gran mayoría de marcas y variedades de salsa de soja que se consumen en el mundo son de origen japonés, no chino, ya que es muy común en este país utilizarla como sustituto de la sal y está presente en todas las comidas.

La salsa de soja es una salsa que se consigue mediante la fermentación de granos de soja y trigo tostado partido con un hongo llamado Aspergillus oryzae, agua y sal. Existe, no obstante, una variedad moderna de salsa de soja, más barata, que se elabora artificialmente a partir del hidrólisis de los granos de soja y a la que se añaden otros productos como colorante, jarabe de maíz y extracto de malta para evitar el largo proceso de la fermentación que, en el método tradicional puede alargarse casi un año. En Japón está prohibido producir o importar este tipo de salsa de soja no tradicional, así que para asegurarnos de conseguir un producto 100% natural, lo mejor es comprar salsas de marcas japonesas o importadas.

Al ser un producto derivado de la soja, este tipo de salsa tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud, que enumeramos a continuación, aunque no hay que abusar de ella ya que tiene una alta concentración de sal.

Propiedades de la salsa de soja

Propiedades salsa de soja Bonduelle

1) Antioxidante 

Una de las propiedades de la salsa de soja es que es antioxidante, o lo que es lo mismo, aporta un escudo ante la oxidación de las células, previniendo numerosas enfermedades, desde cáncer a problemas circulatorios.

Un estudio reciente de la Universidad de Singapur establece que la salsa de soja puede ser incluso mejor antioxidante que el vino tinto y que la naranja, y recomienda aliñar nuestras verduras entre dos y tres veces por semana con esta salsa.

2) Reduce el riesgo de enfermedades del corazón 

La proteína de la soja es buena para mejorar el nivel del colesterol. Además, gracias a su poder antioxidante, reduce el riesgo de padecer ataques cardiovasculares, previene el ataque de los radicales libres y ayuda a prevenir la obesidad, el estrés, la hipertensión o la diabetes. Evidentemente, la salsa de soja no es milagrosa, pero pone su granito de arena si además llevamos una vida sana y poco sedentaria. 

3) Mejora la salud ósea 

Gracias a las isoflavonas, otra de las propiedades de la salsa de soja es que contribuye a mantener una buena salud ósea, al ayudar en la retención del calcio en los huesos. No obstante, el calcio deberemos adquirirlo a través de otros alimentos como los productos derivados de la leche aunque no son exclusivos, pues los espárragos, las espinacas o la borraja también son ricos en calcio, así como las sardinas, el salmón y el marisco. 

4) Bajo en grasas 

Aliñar la comida con salsa de soja ayuda a reducir su aporte calórico. La ventaja de la salsa de soja es que, al tener un sabor muy concentrado, con aplicar una simple cucharada nuestras comidas con salsa de soja quedarán perfectamente aliñadas.

5) La salsa de soja no engorda 

Entre las muchas ventajas de este alimento de origen asiático encontramos su baja concentración de calorías que la convierten en un producto muy recomendable a la hora de ponernos a dieta, pues sirve como sustituto perfecto para la sal, la cual siempre tiende a la retención de líquidos, así como para el aceite, y además le da mucho sabor a nuestros productos con verduras.

Salsa de soja tamari o sin gluten

Salsa de soja tamari Bonduelle

Al ser un producto derivado de la fermentación de la soja y el trigo, por supuesto, es un alimento prohibido para aquellos intolerantes al gluten, o por lo menos la variedad más conocida y comercializada.

Esta es la variedad koikuchi, la más producida en Japón y la más extendida internacionalmente. Pero no es la única, pues también existe la variedad tamari, conocida popularmente como la salsa de soja sin gluten ya que no se utiliza trigo para su elaboración.

Su sabor es menos salado y su consistencia es mucho más espesa y más oscura, aunque las variedades que se comercializan no suelen cumplir estos requisitos al tener una mayor concentración de agua. Como consejo, siempre hay que asegurarse de que la salsa tamari que estamos comprando o consumiendo, de verdad no lleva nada de trigo, ya que se considera salsa tamari aquella que tiene un 20% menos de este cereal, así que puede haber riesgos. En ocasiones, estas salsas se producen en fábricas donde también se fermenta la koikuchi y es posible la contaminación.

Salsa de soja durante el embarazo

Salsa de soja embarazo

Puede que no te suene haber visto la soja entre los alimentos prohibidos durante el embarazo, pero recientes estudios la han convertido en uno de los productos a evitar. No es que la salsa de soja en sí sea mala para las embarazadas, de hecho, las madres japonesas no dejan de consumirla, pero su proceso de producción de las salsas de soja más comercializadas son las que provocan su “peligrosidad”.

Las salsas de soja tradicionales se consiguen con un proceso de fermentación que potencia los muchos beneficios de esta semilla, pero en la producción occidental, este proceso se sustituye por el de hidrólisis y le resta muchas de sus ventajas. Además, en los cultivos de soja se suelen utilizar muchos pesticidas que si no se limpian bien pueden acabar en nuestro organismo. Lo mejor es evitar la salsa de soja durante el embarazo, pero si te entra el antojo asegúrate de que se haya hecho según un proceso tradicional y provenga de cultivos ecológicos sin pesticidas.

Recetas con salsa de soja

La salsa de soja es uno de los condimentos más versátiles y sencillos de utilizar pues además de aportar un gran sabor nos permite no tener que utilizar otros productos como la sal o el aceite que, por ejemplo, en una dieta son menos recomendables. Desde Bonduelle hemos elegido las mejores.

Secreto ibérico con salsa de soja y miel 

Secreto salsa de soja Bonduelle

La carne es uno de los productos que mejor combina con la salsa de soja, en especial, si es carne de cerdo.

Ingredientes (4 personas)

  • Filetes de secreto ibérico.
  • 250 ml de salsa de soja.
  • 1 cucharada y media de azúcar moreno.
  • 2 cucharadas de miel.
  • Jengibre molido.
  • 1 diente de ajo.
  • Sésamo para decorar.

Elaboración (40 minutos)

En una con fuego alto y un poco de aceite, sellamos los filetes de secreto ibérico. Cuidado de no dejarlos demasiado al fuego porque quedaran más secos que si dejamos que se hagan más tarde con la salsa. En un bol, vamos haciendo la salsa de soja y miel, con la soja, la miel, el azúcar y un poco de jengibre. Una vez que la carne esté dorada, la salpimentamos y la retiramos del fuego. En la misma sartén, bajamos el fuego y añadimos el ajo bien picado. Cuando esté dorado, agregamos la salsa, esperamos unos segundos e introducimos los filetes. Tapamos la sartén y dejamos cocer durante unos 30 minutos a fuego bajo. Después sacamos los filetes, subimos el fuego y esperamos a que la salsa espese un poco. Servimos decorada con semillas de sésamo.

Noodles con verduras y salsa de soja

Noodles con verduras Bonduelle

El clásico plato que podemos encontrar en cualquier restaurante de comida asiática que, además de delicioso, es muy sencillo de preparar. La única dificultad es encontrar los noodles que queramos utilizar. En esta receta no hemos utilizado carne, pero lo más común es aderezarlo con un poco de pollo o ternera que casan a la perfección con los pimientos, los noodes y la salsa de soja. 

Ingredientes (4 personas)

  • Aceite de oliva.
  • 100 gr. de cebolla.
  • 100 gr. de pimiento rojo.
  • 100 gr. de pimiento verde.
  • 100 gr. de zanahoria.
  • Jengibre.
  • 4 cucharadas de salsa de soja.
  • 65 ml de agua.
  • 300 gr. de noodles.

Elaboración (20 minutos)

Cortamos todas las verduras en juliana y las echamos en una sartén de wok con el fuego fuerte. Añadimos el jengibre, dos cucharadas de salsa de soja y el agua. Dejamos que se cocinen durante unos 5 min sin bajar el fuego. Si vemos que las verduras se nos queman podemos echarle un poco más de agua. Mientras tanto, en un cazo echamos agua y cuando empiece a hervir introducimos los noodles y los dejamos hacerse 5 minutos. Escurrimos y los mezclamos con las verduras en el wok con otras dos cucharadas de salsa de soja. Dejamos que los sabores se integren y servimos.

Receta de ramen casero 

Receta ramen Bonduelle

Uno de los platos más conocidos y tradicionales de la cultura japonesa. Esta sopa con fideos, verduras y carne es nutritiva, saciante y deliciosa, además de ser perfecta para los días más fríos de invierno.

Ingredientes (6 personas)

  • Carcasas o huesos de pollo.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 2 cebolletas.
  • 2 zanahorias.
  • 4 dientes de ajo.
  • Jengibre fresco.
  • 3-4 setas shiitake.
  • 300 gr. de panceta de cerdo entera.
  • 6 huevos.
  • 480 gr. de fideos para ramen.
  • Espinacas.
  • 80 ml. de salsa de soja.
  • 20 ml. de sake.
  • 4 cucharadas de salsa de soja.
  • 65 ml de agua.
  • 300 gr. de noodles.

Elaboración (2 horas)

Primero, limpiamos las carcasas de pollo en una olla con agua hirviendo donde las dejaremos unos 5 minutos. Pasado este tiempo, las sacamos, las limpiamos con agua fría y las dejamos reposar. En la misma olla, pero limpia, echamos la panceta que previamente habremos atado para que quede la piel por fuera. Con el fuego a temperatura media, introducimos la panceta en la olla y dejamos que se cocine por todos lados. Unos 10 minutos. Mientras tanto, lavamos la cebolleta, pelamos las zanahorias, limpiamos las setas y los dientes de ajo. Cuando la panceta esté dorada introducimos todas las verduras más el jengibre en rodajas. Los dejamos unos 2 minutos. Introduce las carcasas en la olla y echa agua hasta que cubra todos los ingredientes, subimos el fuego y cuando empiece a hervir lo dejamos a la mitad y dejamos que se cocine durante una hora.

Cuando haya pasado este tiempo, retiramos la panceta y las setas, reservamos el caldo y tiramos el resto de ingredientes. Mientras tanto vamos cocinando los huevos, en agua hirviendo durante unos 6 minutos. En otro cazo echamos la salsa de soja, el sake, un diente de ajo pelado y una rodaja de jengibre. Lo ponemos a temperatura media y cuando empiece a borbotear lo retiramos. En el mismo cazo, echamos la panceta y los huevos y dejamos que se marinen durante una hora, como mínimo, dándoles vueltas cada 15 minutos.

En otro cazo preparamos los fideos ramen siguiendo las instrucciones del paquete. Sacamos los fideos y echamos las espinacas que dejaremos hervir durante dos minutos. Cortamos la panceta en filetes finos. Calentamos el caldo del ramen y lo vamos sirviendo con 4 o 5 cucharas de marinada, trozos de panceta, cebolla, setas, espinacas y un huevo partido a la mitad. Echamos los fideos y ¡a comer!

Receta de salmón al horno con salsa de soja y sésamo

Salmon salsa de soja Bonduelle

Una receta sencilla y rápida que nos puede salvar de esos días en los que no nos apetece demasiado ponernos a cocinar y preferimos tirar de horno para no tener que fregar demasiado.

Ingredientes (2 personas)

  • 1 pimiento rojo.
  • 1 zanahoria.
  • 1 diente de ajo.
  • 15 gr. de jengibre.
  • Zumo de ½ limón.
  • 10 ml. de aceite de sésamo.
  • 300 gr. de lomos de salmón.
  • 1 puerro.
  • 4 judías verdes.
  • 15 gr. de sésamo.
  • 1 cucharada de mantequilla.
  • 50 ml. de salsa de soja.

Elaboración (15 minutos)

En una fuente echamos la salsa de soja, el ajo picado, el jengibre picado, las semillas de sésamo, el aceite y un limón. Introducimos los lomos de salmón y dejamos que se maceren durante una hora como mínimo dándoles la vuelta para que lo absorban por todos lados. Sacamos los lomos y en una sartén a fuego fuerte los doramos. Después los introducimos en el horno durante uno 3 minutos a 180°. Mientras tanto echamos el caldo de la macerada en una sartén con la mantequilla y dejamos que espese. Cortamos el pimiento, la zanahoria y el puerro en juliana. En una sartén a fuego fuerte, echamos primero el pimiento y cuando empiece a ablandarse, las zanahorias, las judías y el puerro. Cocinamos hasta que estén pochadas. Colocamos los lomos de salmón en un plato con las verduras al lado y lo regamos con la salsa macerada.

Receta de alitas de pollo al horno con salsa de soja 

Alitas al horno Bonduelle

Si las alitas de pollo al horno ya son deliciosas de por sí, con esta salsa que las deja doradas y con la piel crujientes mucho más.

Ingredientes (4 personas)

  • 8 alitas de pollo.
  • 5 cucharadas soperas de soja.
  • Semillas de sésamo.
  • 3 cucharadas de kétchup.
  • 2 cucharadas de miel.

Elaboración (45 minutos)

Limpiamos las alitas de pollo para quitarles los restos de plumas y suciedad que haya. En un bol, ponemos las alitas con sal y pimienta y 3 cucharadas soperas de salsa de soja. Lo removemos todo, tapamos con un papel film y dejamos reposar en la nevera una media hora, como mínimo, podemos dejarlas mucho más. Precalentamos el horno a 200°. En una bandeja de horno colocamos las alitas separadas y con la piel hacia arriba. Las horneamos durante 10 minutos. Mientras tanto, preparamos la salsa con el kétchup, la salsa de soja y la miel. Sacamos las alitas, les damos la vuelta y las devolvemos al horno durante 10 minutos más. Las sacamos de nuevo y, con un pincel de cocina, las pintamos con la salsa de soja y miel por ambos lados. Las introducimos de nuevo en el horno y subimos un poco la temperatura, las dejamos otros cinco minutos o hasta que estén doradas. Las servimos y comemos con las manos.

Artículos Relacionados

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!