16Feb

¿Por qué preparar meriendas sanas para niños?

¿Por qué preparar meriendas sanas para niños?

¿Qué importancia tiene la merienda en la alimentación infantil? Desde Bonduelle te lo contamos y te damos consejos para preparar meriendas sanas para niños. 

¿Por qué preparar meriendas sanas para niños?

Como ya te hemos contado en otras ocasiones, los niños necesitan que el reparto de la energía y los nutrientes a lo largo del día se haga de forma uniforme y en relación a las actividades que realizan. Además, en el caso de los niños, su organismo no está preparado para estar muchas horas sin comer, con lo cual la regla de las cinco comidas al día es más importante que nunca.

Así, tomar algo a media tarde supone una gran ventaja nutricional porque garantiza el mantenimiento de niveles constantes de glucosa en sangre, además de evitar el consumo de las reservas propias del organismo. Por otro lado, el control de la merienda ayuda a evitar excesos calóricos, combatiendo la obesidad infantil.

Si, como ya te contamos en nuestro artículo sobre la relación entre rendimiento escolar y alimentación, el desayuno debe contener aproximadamente el 25% de la energía y los nutrientes necesarios para el resto del día; la merienda debería representar aproximadamente el 15% del aporte energético total diario.

En España, el 81% de los niños consumen habitualmente algún tipo de merienda, pero las opciones más elegidas no son las más sanas: la merienda de los escolares se compone mayoritariamente de bocadillo (65%), bollería (20%), pan con chocolate (20%), yogur y fruta (20%).

Pasos para preparar meriendas saludables para niños

Para empezar, a la hora de realizar la merienda es muy importante dejar espacio suficiente entre la comida y la cena, de forma que respetemos el proceso de digestión entre comidas. Además, también hay que cuidar las cantidades, para no exceder las calorías que necesita el niño.

En cuanto a los ingredientes que deben contener las meriendas sanas para niños, a una buena merienda no puede faltarle: cereales (pan, galletas, cereales…) – echa un vistazo a nuestro artículo sobre la importancia de los cereales para los niños-, productos lácteos (leche, yogur, queso…) y una pieza de fruta. Por el contrario, los alimentos menos recomendables para una merienda saludable para un niño son: paquetes completos de galletas, patatas fritas, dulces, bollería industrial, bebidas gaseosas.

Si buscas saludables recetas de cocina para niños, encuéntralas en nuestra web.

Artículos Relacionados

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!