07Mar

Diseña los platos de verduras más divertidos para tus hijos

Diseña los platos de verduras más divertidos para tus hijos

Una de las batallas diarias entre niños y padres tiene como protagonista a la verdura, pero haciendo uso de nuestra creatividad e imaginación podemos acabar con esas peleas de una vez por todas. Si conseguimos crear platos de verduras que resulten divertidos para los más pequeños, éstos devorarán el plato sin derramar ni una sólo lágrima o grito.

Bonduelle quiere acabar con la tradicional repulsa que profesan los niños a las verduras y por eso cada semana os presentamos útiles y prácticas recetas que encantan a los más pequeños pero… ¿Y si además conseguimos que la presentación de esos platos les vuelva locos? Si logramos esto el éxito estará más que garantizado.

Hace una semana os explicábamos cómo crear una simpática mariquita ayudándonos de un tomate y unas aceitunas y hoy os mostramos cómo podemos utilizar las verduras para crear una cara divertida ¡Muy atentos!

La forma redondeada de la mayoría de verduras nos puede resultar muy útil para utilizarla como los ojos, la nariz o las orejas de nuestra divertida cara. Sin embargo si queremos aportar más color y variedad a nuestro plato sería recomendable que trabajáramos la verdura de distintas formas: cruda o cocinada o con distintos cortes.

Las verduras que vamos a utilizar son el pepino para los ojos, el tomate para la nariz, el pimiento para los labios y la boca y el apio para el cabello. ¿Prefieres utilizar otras verduras? ¡Puedes contar con las verduras qué tú quieras! Y es que como hemos dicho antes el color y la forma de las verduras ofrecen infinidad de posibilidades.

Para crear nuestra cara divertida vamos a coger en primer lugar un pepino y lo vamos a cortar en rodajas, utilizando dos de ellas como ojos y sin cocerlas ni freírlas ya que de este modo vamos a mantener las propiedades de esta verdura. A continuación vamos añadir dos pasas que harán las veces de ojos.

A continuación vamos a coger un tomate y lo vamos a utilizar como naríz, sin cocinarlo tampoco para conservar sus vitaminas y minerales.

En tercer lugar cogeremos un pimiento rojo, lo cortamos en tiras muy finas y una de ella la utilizamos como labios.

Por último cortamos unos tallos de apio que colocaremos a modo de cabello a nuestro gusto y… ¡Listo!

La cara sonriente la podemos servir sobre una tortilla o directamente sobre el plato ¡Tú decides!

Gracias a estos sencillos consejos y a estos divertidos platos podremos conseguir lo que ahora es casi imposible para muchos de vosotros: que los niños coman verdura con una sonrisa en la cara. ¡Ánimo!

 

Artículos Relacionados

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!