09Jul

La dieta mediterránea

La dieta mediterránea

Está demostrado que junto con la dieta nipona, la llamada “dieta mediterránea” es una de las más saludables del mundo. Esta alimentación saludable no tiene porque estar reñida con el placer de degustar sabrosos platos.

Este modelo de alimentación ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y arteriales, la diabetes, el cáncer, etc.

Si tuviésemos que resumir las virtudes de la dieta mediterránea en pocas palabras, podríamos decir que es variada, con grandes productos de temporada, rica en sabores, colores y que utiliza el oro líquido que no es otro que el aceite de oliva virgen extra.

Los hábitos alimenticios se edifican desde la infancia. Es importante que todos los niños aprendan a comer sano y saludable, tanto en casa como en el comedor escolar.

Un niño en edad escolar ha de tomar un buen porcentaje de frutas y verduras frescas.

Las claves de la dieta mediterránea para un niño son:

Acompañar las ensaladas y aperitivos y guisar siempre con aceite de oliva.

Comer muchos vegetales, crudos y cocinados.

Tomar cereales todos los días (pan, arroz, pasta, etc).

Comer todos los productos frescos típicos y temporales de tu lugar de residencia.

Ingerir algún tipo de lácteo todos los días.

Comer carne pero siempre acompañada de verduras o cereales

Cenar pescado acompañado de hortalizas frescas o salteadas

No olvides tres o cuatro huevos a la semana con tu verdura preferida.

Procurar que tu postre siempre sea fruta.

Beber mucha agua.

Jugar mucho en el colegio y en el parque con los amigos. El ejercicio físico mantendrá nuestro cuerpo en forma.

Artículos Relacionados

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!