21May

Cuidarse pero no obsesionarse

Cuidarse pero no obsesionarse

En aproximadamente un mes llega oficialmente el verano pero hace meses que mucha gente ha empezado ya la conocidísima operación bikini. Nos apuntamos al gimnasio y empezamos dietas para estar esculturales cuando llega la época de piscinas y playas. Pero ¿Hasta qué punto puede llegar a ser obsesivo para algunas personas?

Hay que tener mucho cuidado con los hábitos a la hora de hacer ejercicio y de alimentarnos. Antes de meterte en internet y escoger cualquier dieta o intentar hacer dietas de famosos, de esas que pregonan  por la tele como si un milagro de Fátima se tratase, infórmate bien, vete a un nutricionista o a tu médico. Igual pasa a la hora de hacer deporte, consulta a especialistas o a profesionales.

Pasar de querer cuidarse a obsesionarse es muy fácil, es una línea muy fina que se puede cruzar en cualquier momento. El deporte hace que expulsemos endorfinas, conocida como la hormona de la felicidad, hace que nos sintamos bien.  Es muy normal que nos enganchemos a querer sentirnos bien.  Haz deporte todos los días si te apetece pero con un par de horas al día es suficiente y sobre todo alterna los ejercicios. Si un día has salido a correr otro día puedes ir a una clase de Pilates o Yoga. 

Junto con el deporte también es importante alimentarse bien y equilibrado pero ésto no significa que tengamos que comer menos. Se aconseja comer cinco veces al día. Las principales comidas son el desayuno, la comida y la cena. Para mantenerte sano lo aconsejable es comer de todo en una cantidad adecuada. Puedes comer legumbres, pasta y ensaladas y de segundo carne o pescado alternando durante la semana pero lo más importante es que añadas verduras y fruta a tu alimentación.

Te aconsejamos hacer deporte y comer bien sin obsesionarse porque como todo en exceso puede resultar más perjudicial que beneficioso.

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!