13Ago

Cómo conservar las ensaladas de verano

Cómo conservar las ensaladas de verano

Las ensaladas de verano son estupendas para mantenernos frescos e hidratados en verano (¡y disfrutando de todos los beneficios de las ensaladas para nuestra salud!). Hoy os contamos algunos trucos para conservar las ensaladas y que mantengan todo su sabor y sus propiedades, ¡tomad nota!

1) El mejor recipiente

El primer punto a considerar a la hora de conservar las ensaladas es dónde guardar nuestras ensaladas (sobre todo en las ensaladas para llevar). El lugar más recomendable para guardar las ensaladas son los recipientes de cristal, que, a diferencia de los de plástico, no dejan el sabor impregnado.

Si el recipiente es, además, cerrado y hermético, la conservación será óptima. Un envase como el de los productos Bonduelle, fácil de abrir, no solo facilita el transporte de la verdura sino que además hace que se mantenga en perfectas condiciones.

Recuerda que lo ideal es que guardes los ingredientes al poco de pelarlos o abrirlos, porque se deteriorarán más lentamente que si los dejas a la intemperie.

2) Los ingredientes, por separado…

Dentro de los recipientes, es preferible guardar cada verdura por separado. Los componentes de cada ingrediente pueden oxidar a los demás, por lo cual siempre es recomendable que se mantengan los ingredientes por separado y se mezclen a la hora de preparar la ensalada.

Así, en verano más que nunca, lo ideal es que prepares la cantidad justa de ensalada y conserves los ingredientes restantes en envases separados para mantener su frescura. Y si quieres tus ensaladas de verano para tomar fuera de casa, mézclalas in situ.

3) … ¡Y sin agua!

Para conservar las ensaladas de verano, mantén los ingredientes secos, pues cuando están humedecidos se marchitan más rápidamente. Puedes pasarles un papel de servilleta para absorber al máximo la humedad antes de guardarlos.

4) ¿En qué parte del frigorífico?

Al igual que lo ideal es retirarles el agua, también lo es guardarlos en una zona del frigorífico fresca pero lo menos húmeda posible. La humedad estropea las verduras, especialmente si no las has guardado en el recipiente correcto. Si, por el contrario, has utilizado un envase hermético, puedes despreocuparte de la humedad del frigorífico, pues no afectará demasiado a tus verduras.

¡Recuerda que puedes conseguir un montón de recetas de ensaladas de verano en Bonduelle!

Artículos Relacionados

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!