Apio

Es una planta muy nutritiva, y con propiedades diuréticas, carminativas y depuradoras de la sangre. Se trata de una hierba bienal, es decir, que el tallo empieza a crecer al segundo año de su desarrollo.

Denominación

Se conoce con el nombre común de apio, pero su nombre científico o latino es Apium graveolens var. dulce. Pertenece a la familia de las Umbelíferas al igual que la zanahoria o el hinojo.

Origen

El apio es una planta procedente del Mediterráneo, existiendo en otros puntos secundarios como el Caúcaso y la zona del Himalaya.

Aunque se conocía en el antiguo Egipto, su uso como hortaliza se desarrolló en la Edad Media y actualmente es consumido tanto en Europa como en América del Norte.

Variedades

  • Apio verde: son las variedades más fáciles de cultivar, suelen blanquearse para obtener pencas blancas, y son: Verde lleno, Pascual, Lepage, Verde de cortar, Florida, Utah.
  • Apio amarillo: se blanquean por sí solas pero su cultivo presenta más dificultades, aunque son más apreciadas en el mercado, y son: Celebrity, Avon Pearl, DoradoSedor, Cornell.
  • Apio blanco: blanco lleno de América.
  • Apio violeta: Tours, Turmos.
  • Apionabo: Es un vegetal que no tiene nada que ver con el apio, pero hay gente que lo confunde por su parecido en el nombre. Esta hortaliza tiene la raíz gruesa y es de color beige.

¿Qué aspecto tiene?

  • Color: dependiendo de la variedad, nos encontraremos con ejemplares de verdes a amarillos.
  • Forma: el tallo es su interior aparece hueco, mientras que en la parte exterior aparecen una serie de estrías que lo recorren longitudinalmente.
  • Tamaño: el apio puede llegar a alcanzar los 50cm de altura.
  • Peso: a nivel comercial nos encontraremos con ejemplares de apio que pesan entre 400 y 900 g.
  • Sabor: el tallo tiene una textura crujiente y un cierto gusto anisado, mientras que las hojas tienen un sabor muy intenso, amargo pero agradable.

Modo de preparación y empleo

  • Jugo fresco: es un producto que se prepara a partir de las hojas y los tallos. En el caso de que se recomiende el consumo de apio de esta forma, se tomará medio vaso con cada comida, añadiéndole unas gotas de zumo de limón.
  • Apio Crudo en ensaladas: se consumen los tallos tiernos y crujientes que proporcionan sensación de frescor a las ensaladas.
  • Apio Hervido: se utiliza como remedio casero en la elaboración de caldos depurativos. Puede prepararse sólo o acompañado de cebolla, ortiga, perejil o col.

¿Cuándo lo encontramos y en qué condiciones?

Podremos encontrar apio en cualquier época del año ya que se trata de una hortaliza que se adapta muy bien al invierno (siempre y cuando se protejan de las heladas, las cosechas más tardías permiten disfrutar del apio durante todo el año) y tiene una vida útil muy larga si se conserva en condiciones adecuadas.

Es un cultivo de clima templado, que al aire libre no soporta los fríos de invierno (especialmente en el interior de España). Esto se debe a que cuando la planta está en el periodo de desarrollo, si tiene lugar una disminución fuerte de la temperatura durante algunos días, puede ocurrir que la planta florezca antes de tiempo; este problema disminuye cuando el suelo está acolchado con lámina de plástico.

El mejor ejemplar y su conservación

Un apio de gran calidad es aquel que tiene los tallos bien formados, peciolos gruesos, compactos, poco curvados, una apariencia fresca y color verde claro. Pero además otros indicadores de calidad son el largo de los tallos y de la nervadura central de la hoja, la ausencia de defectos como: corazón negro, pecíolos esponjosos, tallos florales y partiduras, así como ausencia de daños por insectos y pudriciones.

La temperatura óptima de conservación del apio es de 0°C. Su vida útil es tan larga (en comparación con otras hortalizas) que, en condiciones óptimas, el apio debe mantener una buena calidad después de ser almacenado de 5 a 7 semanas. Para mantener una buena calidad visual y sensorial, no es recomendable su almacenamiento a 5°C más de 2 semanas.

Características nutritivas

El apio tiene propiedades nutritivas que benefician nuestra salud y nuestro organismo:

Minerales: de su contenido mineral destacaremos el potasio por ser el que se encuentra en mayor proporción. Pero además podemos citar otros minerales, que aunque en menor proporción, se encuentran en el apio, como el calcio, fósforo, magnesio, hierro y sodio.

Vitaminas: en cuanto al aporte de vitaminas, destacaremos su elevado contenido en vitamina E, vitamina liposoluble de importante acción antioxidante. Además contiene cantidades muy importantes de folatos (aunque no es un alimento recomendado para embarazadas) y vitamina C, y considerables de vitaminas B1, B2, B6 y niacina.

Apio: Calorías de la hortaliza

El apio es una de las hortalizas que menos aporte calórico aporta. Tiene un valor energético muy bajo (apenas suponen 14kcal/100g). Su contenido en agua, al igual que el del resto de hortalizas, es muy elevado, llegando en este caso al 94,6% de su peso total. Pero, por otro lado, es una hortaliza que no tiene muchos hidratos de carbono, apenas llegan al 1,3%, así como en proteínas, que suponen un 1,3%. En cuanto al contenido en grasa, es prácticamente inapreciable (0,2%).

¿En qué puede ayudarnos?

El apio es un alimento que, como hemos dicho anteriormente, no aporta una gran cantidad de energía, hidratos de carbono, proteínas o lípidos. Pero no es por ello un alimento sin importancia en la dieta.

Apio: Propiedades y beneficios

Se le atribuyen, desde lejos, diversas propiedades curativas o saludables, de las que destacaremos:

  • Diurético: el apio es un alimento conocido por su efecto diurético, por lo que se utiliza comúnmente en el tratamiento de patologías como los edemas, cálculos renales, gota y artritis. Éste efecto se debe a que el apio provoca la dilatación de las arterias renales con el consiguiente aumento del volumen de orina y la eliminación de sustancias de deshecho, como el ácido úrico y la urea.
  • Afrodisíaco: desde tiempos lejanos se ha ido utilizando el apio como afrodisíaco, especialmente crudo, en ensaladas.
  • Alcalinizante: se trata de un alimento rico en sales minerales, las cuales son capaces de neutralizar los ácidos del organismo. La acidez del organismo puede venir por diferentes factores pero destacaremos el elevado consumo de alimentos de origen animal, especialmente las carnes rojas como el principal causante. Por lo tanto el buen uso de apio nos ayuda a estabilizar el equilibrio de nuestro organismo.
  • Cardiosaludable: debido a su efecto diurético y a la composición de su aceite esencial, el apio puede ser considerado antihipertensivo. Además, en forma de jugo, disminuye los niveles de colesterol y lípidos totales en sangre. Para este fin lo mejor sería ingerir zumo fresco de apio. Por lo tanto tiene un doble efecto cardiosaludable: antihipertensivo y hipocolesterolemiante.
  • Diabetes: el apio contiene una sustancia similar a la insulina a la que se achaca, en medicina popular, la disminución de los niveles de glucosa en sangre.
  • Medicina popular: el apio es uno de los alimentos que tiene fama de planta o alimento medicinal. A modo de resumen podemos decir que se ha utilizado comúnmente en el tratamiento de:
    • Afecciones de la piel como la psoriasis.
    • Nerviosismo. En este caso se utiliza la raíz de la planta que precisa cocción.
    • Arritmias cardíacas: se toman polvos de semillas de apio.
    • Expectoraciones: resulta un remedio útil para expulsar mucosidades que se acumulan en el pecho como consecuencia de procesos gripales.

¿Y si nos pasamos?

Aunque en apariencia sea inofensivo, no se debe ingerir apio en cantidades excesivas. Por otra parte debe evitarse su consumo como elemento terapéutico en aquellos individuos que presentan lesiones renales graves o inflamaciones de vejiga. En el caso de las embarazadas debe consumirse en cantidades normales, especialmente en el primer trimestre de embarazo.

¿Y qué más?

El apio es un alimento que combina muy bien con la cebolla, tanto si lo preparamos en caldo como en ensalada. Además ambas hortalizas tienen una acción alcalinizante en el organismo, de tal forma que favorecen la eliminación de residuos ácidos generados en el metabolismo. El consumo de apio tiene un efecto tonificante y refrescante sobre el organismo.

Apio: recetas caseras

Esta hortaliza sirve para preparar muchas recetas. Podemos tomarlo crudo en ensaladas o simplemente untándolo en alguna salsa. También se puede preparar el apio cocido para hacer cremas o sopas de verduras. Aquí te dejamos algunas ideas:

Esta receta con apio es ideal para el verano. Lleva fruta y verdura, todo lo que necesitas para mantener sano el organismo.

Te proponemos una ensalada templada con alcachofas, champiñones y apio. Una receta saludable y además, riquísima.

¿Y si preparamos una receta con apio cocido? No suena muy bien a priori, pero si lo mezclas con otras verduras puedes preparar una crema de apio deliciosa.

Otro ingrediente para mezclar con el apio es el aguacate, un superalimento que aporta energía y es beneficioso para la salud. Una ensalada completa y fresca.

No podía faltar entre las recetas de apio. El zumo de apio mezclado con otros ingredientes como la manzana, es un jugo détox y perfecto para los días de calor.

Saltear el apio es otra de las opciones para cocinar esta hortaliza. Un poco de aceite de oliva y unos frutos secos, ¡y listo para comer!

!Síguenos y participa en nuestros sorteos!